DIFERENTES DEFINICIONES SOBRE LA TERAPIA PRÁNICA

La Sanación Pránica (Pranic Healing) es una técnica que consiste en la exploración del cuerpo energético (como diagnóstico), la remoción de energía donde haya excesos y en la activación de la energía donde haya deficiencia. A partir de la Sanación Pránica (Pranic Healing) Básica se desarrolló la Sanación Pránica (Pranic Healing) Avanzada, la Sanación Pránica (Pranic Healing) a Distancia, la Sanación Pránica (Pranic Healing) con Cristales, la Autodefensa Síquica y Técnicas de Prosperidad. Es un método rápido y eficiente para tratar desequilibrios físicos, sicológicos, emocionales y espirituales. La sanación pránica es una antigua ciencia y arte sistematizada por Grand Master Choa Kok Sui, nacido en China y radicado en Filipinas. Fue introducida en Brasil en 1992.

La Sanación Pránica (Pranic Healing) tiene como objetivo reequilibrar la energía vital y los chacras, canalizando el Prana, actuando sobre el cuerpo citoplasmático con consecuencias fisiológicas, o sea, fomentando la cura. El cuerpo físico del ser humano se compone de dos partes: el cuerpo físico, visible y palpable y el cuerpo citoplasmático, formado por una energía sutil e invisible. Esos cuerpos están interconectados e interactúan en un vínculo de intercambio de energía. Nos alimentamos de energía vital, también conocida como fuerza vital, Prana, Ki, Pneuma, Mana, Ruah, de este manantial que es el Universo en sus manifestaciones naturales: el aire, la tierra y el agua. Tenemos centros de captación e irradiación energéticos: los Chacras. Cuando estos no están equilibrados, no captan y desperdician la energía vital o Prana, que es necesaria para nuestra salud física, mental, emocional y espiritual.

Con el conocimiento del proceso energético, el facilitador de Sanación Pránica localiza donde se encuentra el desequilibrio y retira el Prana deletéreo y luego lo suplanta por otro puro y saludable, captado del aire. De esta forma se equilibra el cuerpo energético y consecuentemente, el cuerpo físico, mental y emocional. Es un trabajo realizado con conocimiento y donde no hay lugar para mistificación por su lógica y simplicidad. Los resultados se pueden comprobar instantáneamente o poco a poco, dependiendo del comprometimiento físico y energético del paciente.

Las personas que se encuentran débiles y sin energía, tienden a absorber la energía pránica de las personas que tienen la energía equilibrada, por esa razón nos sentimos cansados y exhaustos sin razón aparente cuando entramos en contacto con esas personas, pues sin sentirlo (o sintiéndolo), se comportan como verdaderos “vampiros de energía”. El resultado es que sentimos los síntomas de enfermedad que traen las personas cuando nos visitan. Es necesario conocer las técnicas de autoayuda y recurrir a profesionales que trabajen con el equilibrio energético, como el Sanador Pránico.

Muchas veces, también, ciertas personas que irradian buen Prana nos hacen sentir bien y son los focos centrales de grupos de individuos que se benefician de su fuerza energética. Esas personas deben hacer visitas a enfermos de todo tipo. El aprendizaje de cómo manipular ese manantial energético para el bien de las personas o de sí mismo, es muy valioso.

Debemos ingerir alimentos frescos y naturales pues eso corresponde al conocimiento de que cuanto más naturales, más energía vital estará circulando en nuestro organismo y servirá de fuente de energía adicional. Los alimentos industrializados, que pasan un período muy extenso entre su extracción y su ingestión, sufren procesos químicos de conservación y/o altas temperaturas, son nulos en términos de energía y muchas veces, también en su valor alimenticio, sirviendo solamente para dar la sensación de saciedad física.

Cuando los animales mueren, pierden rápidamente su energía vital y no le proporcionan valor energético a quienes se alimentan de ellos. Los vegetales conservan esa energía durante más tiempo, transmitiendo a quien los ingiere, un soporte pránico y aumentando así, la circulación en su cuerpo citoplasmático, que recupera posibles pérdidas, potenciales causas de enfermedades.

El ser humano visto como un ser único y total, como se considera holísticamente, tiene sus funciones físicas, mentales, emocionales, espirituales y energéticas interconectadas, influyendo entre ellas. Como consecuencia, las enfermedades son normalmente el resultado del desequilibrio de esos factores. Al equilibrarse esas funciones, evitamos el proceso de enfermedad por factores externos o internos. Como ejemplo tenemos la úlcera gástrica, que en la mayoría de los casos es causada por factores emocionales como estrés, miedo, presión de la sociedad sin una válvula de escape, ingestión de “sapos”, distanciamiento de una vida más natural, etc., que debilitan el chacra del plexo solar, localizado en “la boca del estómago”, lo que hace propicio la invasión de bacterias que atacan las paredes del órgano, causando heridas. En este caso, todos los cuerpos del paciente están comprometidos y es necesario un trabajo de concientización para revertir el cuadro clínico. El tratamiento con medicamentos, siempre es mejor si son naturales, el distanciamiento de la causa externa del estrés, el cambio de postura mental delante de los problemas, el desahogo, la alimentación más fresca, natural y balanceada, el trabajo de equilibrio energético que proporciona la Sanación Pránica y el mantenimiento de la salud adquirida, es sinónimo de cura permanente.

Al explorar el aura, el Sanador Pránico tiene la posibilidad de identificar la enfermedad, que primero se coloca en el campo áurico y después se presenta en el cuerpo físico.

El Sanador Pránico, también conocido como Canalizador Pránico, utiliza técnicas de reconocimiento de la energía vital del paciente, limpieza del campo áurico y de los chacras, de absorción y canalización de Prana, emitiéndolo por medio de sus chacras de las manos y de los dedos al receptor. Se utiliza el Prana blanco, el de colores de uso diferente para cada caso, cristales, visualización, direccionamiento, etc., que le da la aptitud de actuar en cualquier situación dada, de las enfermedades más sencillas hasta las más complicadas.

MÁS SOBRE LA SANACIÓN PRÁNICA

El cuerpo humano está formado por un 99,99% de espacio energético y 0.01% de masa física, es decir que si se pudiera compactarlo quedaría reducido a una partícula microscópica.

Pero dentro de este espacio tan grande se mueven en forma casi caótica, para nuestro entender actual, los electrones y demás partículas subatómicas alrededor del protón o núcleo, produciendo cargas energéticas dentro de nuestro cuerpo.

Todo lo que existe en el Universo es energía y por lo tanto nuestras partículas subatómicas (más pequeñas que un átomo) están en estrecha interrelación con la energía del cosmos.

Estos electrones constituyentes de cualquier átomo, están en permanente movimiento, saltando de una órbita inferior a otra superior, absorbiendo energía en este caso y volviendo luego a su órbita inferior desprendiéndose en ese momento de la energía que antes había tomado para desplazarse a una distancia más lejana que su posición original, ahora el producto de esta acción es un fotón (energía en forma de luz), quizás podría ser esta la luz de distintos colores que se observan cuando realizamos una foto Kirlian.

Cuando existe alguna perturbación en la circulación energética, es decir un bloqueo, el electrón en lugar de saltar a una órbita que le corresponde va a otra distinta y esto le obliga a efectuar un desgaste mayor, afectando a las moléculas, células, órganos o sistemas del cuerpo humano, que por ello van a presentar primero alteraciones de tipo energético, emocional, luego funcional (etapa en la que aunque realicemos pruebas de laboratorio, radiografías, resonancias magnéticas, ecografías, etc. no se comprueba nada anormal) y finalmente la etapa cuando aparecen las lesiones, donde sí se pueden ver anomalías con cualquiera de los métodos anteriormente mencionados.

Lógicamente que llegar a esta última etapa no es precisamente un merito del médico, pues debió haber previsto la forma de evitarla.

Si el cuerpo etéreo o aura sufre alteraciones, estas se manifestarán luego en el cuerpo físico en forma de enfermedades, primero emocionales, luego funcionales y finalmente en forma de lesiones.

Los trastornos energéticos del aura se presentan algunas veces hasta 5 años o más antes de la aparición de las mismas en el organismo, por lo tanto ya estamos vislumbrando la importancia de la limpieza y activación de la energía de este cuerpo vibracional para evitar con la antelación debida la instalación de la enfermedad.

La Pranoterapia se puede incluir dentro de las medicinas bioenergéticas o vibracionales, pues justamente está transmitiendo energía biomagnética a través de las manos del pranoterapeuta, que la está tomando a su vez del medio ambiente que nos rodea, para tratar de restablecer el flujo energético normal en el cuerpo citoplasmático o sutil o aura primero, para que luego a través de la ley de la correspondencia , actúe sobre el cuerpo físico, logrando de esta forma tan sencilla y compleja al mismo tiempo, sanar al paciente.

Pranoterapia quiere decir, tratamiento o terapia con el prana.

El prana para los yoguis, chi para los chinos, ka para los egipcios, es la energía universal que proviene del aire , del sol, de la tierra y del cosmos, es también la energía vital del genio de la homeopatía Cristian Samuel Federico Hahnemann, es la que utilizamos en la Pranoterapia para la Sanación, actuando el pranoterapeuta como un canal, transmitiendo esta bioenergía Pránica, mediante una técnica ancestral, a través de los chacras de la persona.

Los chacras son vórtices, o remolinos por donde se absorben energías superiores o prana, para luego transmutarlas en octavas inferiores o sea en vibraciones energéticas más bajas, para que el organismo las pueda utilizar, realizando cambios fisiológicos y hormonales en el cuerpo físico. No obstante, si tenemos bloqueos energéticos en el recorrido de los nadis, va a estar perturbado el normal flujo o recorrido de la bioenergía a través del organismo.

Los nadis forman una delgada trama sutil, se estima que existen alrededor de 72.000 canales o nadis, que se desarrollan y entretejen como una red, como filamentos invisibles alrededor del sistema nervioso físico y que debido a su íntima interconexión con éste, afectan a la calidad de la transmisión de los impulsos nerviosos en los sistemas cerebral, espinal y periférico.

Luego de un período de moderno oscurantismo, producto de una exagerada y monopólica valorización de lo científico, ver para creer, por suerte y gracias a Dios, y a las jerarquías espirituales que el ser humano se está volcando minuto a minuto, cada vez más hacia estas ciencias milenarias, que conocidas en la antigüedad, tuvieron que permanecer en un estado de inacción, para la mayoría de la humanidad.

Cada vez son más los pacientes que me consultan sobre este tema, para adoptarlo como única terapia, o de apoyo a tratamientos oficiales alopáticos o alternativos, la práctica de la Pranoterapia, no implica de ninguna forma, el abandono del médico tratante, sino que por el contrario, puede ayudar a agilizar y magnificar el proceso de curación, sumar y no restar es la mejor indicación de esta era de iluminación, donde por fin pueden unirse, elaboradas técnicas quirúrgicas y sofisticados métodos de diagnostico, al mismo tiempo, con los tratamientos vibracionales y la Pranoterapia, que a mi modo de ver se está perfilando como uno de los pilares bioenergéticos actuales, digo así, no por su edad cronológica, ya que viene desde la noche de los tiempos, sino por su uso de hoy día, como terapia preventiva y sanadora.

Recordemos y esto lo vamos a seguir explicando en sucesivas notas, que nuestro cuerpo está compuesto de un cuerpo físico que es el que vemos y tocamos, pero también tiene otros cuerpos como ser: etéreo o sutil o citoplasmático o aura, astral, mental instintivo, intelectual, espiritual y finalmente el cuerpo causal, asiento de nuestro cuerpo físico.

LA SANACIÓN PRÁNICA
por Valéria Rocha
Sanadora Pránica de Búzios
Estudiosa y admiradora de Mestre Choa Kok Sui

Nuestra intuición siempre nos indicó la existencia de algo, más allá de lo que nuestros ojos podían percibir.
Existen varios caminos para mejorar nuestros sentidos y alcanzar un nivel de conciencia más elevado.

La Sanación Pránica es uno de estos caminos y no debemos desechar nuestro pensamiento racional o el mundo real para seguirlo. Es más, al contrario, este podrá ayudarlo en su día a día. No solamente con respecto a la salud física y emocional, combatiendo enfermedades, estrés, depresión, insomnio, vicios, pero también ayudando en la materialización de objetivos, aumentando la concentración, facilitando el aprendizaje.

Bien, pero ¿qué es la Sanación Pránica?

La Sanación Pránica es una antigua forma de tratamiento de origen oriental que utiliza prana para proporcionarnos equilibrio.

¿Y qué es el prana?

Es una palabra de origen sánscrito que significa soplo de vida, es la energía vital que está presente en todos los planos, es invisible, no tiene aroma, peso, sonido ni sabor. Es algo abstracto y concreto al mismo tiempo.

Master Choa Kok Sui, después de años de estudio, pesquisas y experimentos, sistematizó de forma clara y sencilla los procedimientos de cura y prevención. Aprendemos a sensibilizar nuestras manos para percibir y conducir esa energía que entra y se almacena en el cuerpo por medio de los Chacras (rueda en sánscrito). Son pequeños remolinos de colores distribuidos principalmente entre la cabeza y la base de la columna vertebral y que regulan la entrada y salida de fuerza vital.

Cada Chacra está relacionado, no sólo con los órganos y funciones del organismo, sino que también rigen las emociones y hacen la conexión con el mundo espiritual. Cuando están equilibrados, esos centros permiten que la energía fluya de manera saludable. Cuando están debilitados o demasiado activados, pueden causar bloqueos, dificultades, pérdida de salud e inmunidad. La Sanación Pránica ayuda a normalizar el sistema de energía del cuerpo, de modo que el propio cuerpo pueda curarse a sí mismo. Por el hecho de trabajar con la persona como un todo e ir directamente al origen de las enfermedades, la Sanación Pránica funciona bien en su prevención y también como un complemento para la medicina tradicional.

¿Somos todos capaces de aprender y practicar la Sanación Pránica?

Sí, la técnica desarrollada por Master Choa Kok Sui es sencilla.
Como el cuerpo humano está compuesto por 70% de agua, que es un excelente conductor de la electricidad, somos todos naturalmente capaces de sintonizar y transmitir energía sutil por medio de los chacras de las manos.

¿Cómo es una sesión de Sanación Pránica?

En dichas sesiones, el paciente permanece sentado, acostado o en pie, dependiendo de la parte del cuerpo que se debe tratar. El terapeuta siempre mantiene las manos a una cierta distancia del paciente. Primero él determina cuales chacras están desequilibrados, para después hacer una limpieza y armonización, donando prana de acuerdo a la necesidad. Los sanadores con más experiencia son capaces de curar a distancia y manipular una variedad más amplia de energía sutil.

El trabajo de Master Choa Kok Sui no se restringe al desarrollo de técnicas de cura. Fue un gran estudioso de prácticas antiguas y filosofías hindúes, chinas, tibetanas y egipcias y profundizó sus pesquisas sobre las enseñanzas ocultas de Cristo, de la Cábala, del Sufismo y de la Alquimia.

Grand Master Choa Kok Sui nos ayuda a conectar los saberes más diversos y percibir su naturaleza en común. La esencia espiritual del hombre supera el sectarismo de las religiones. Por medio de reflexiones y meditaciones descubrimos la divinidad dentro de cada uno de nosotros.

Somos parte de la misma energía suprema, creadora del Universo, debemos experimentar la armonía, no solamente con la paz entre las naciones, sino también superando los pequeños obstáculos cotidianos.

Valéria Rocha
Sanadora Pránica de Búzios
Estudiosa y admiradora de Master Choa Kok Sui